PROYECTO ACTUAL

“Viaje con David Monge al interior de la comedia”

” Voy a escribir como pienso, no sé de otra forma. Para un servidor, poder realizar este libro junto a Virginia es un sueño cumpliéndose, hemos encontrado una conexión y un código en el que desde la emoción, la risa, la verdad y honestidad fluímos hacia un lugar que, intuimos, nos va a encantar. Poder plasmar mi trabajo, mi forma de entender la vida y la pedagogía, a través de unos ojos vivos y una pluma certera, me coloca en un lugar de aprendizaje y de emoción tremendamente adorable. Me encantaría seguir así mucho tiempo, pero Virginia dice que para Junio el sueño se cumplirá. Entre nosotros…. me gustaría no despertarme y seguir aprendiendo.”

David Monge

OTROS TRABAJOS REALIZADOS

REGALO DE 40 CUMPLEAÑOS

Este fue un encargo de una mujer para el 40 cumpleaños de su pareja. Le quería expresar lo mucho que le quería y reflejar tantas historias que habían vivido juntos. Ella me contó cosas que le encantaban de él y anécdotas de su vida cotidiana y yo fui hilando éstas con los sentimientos que ella me mostraba, y creamos un pequeño libro (en esta ocasión también le pusimos fotos). Una especie de mosaico hecho de pequeños cuadros que reflejaban su vida juntos.

Este es el texto de una de las escenas.

CADENCIA

Me miras a los ojos, poco antes de que salga la luna, y me pides que te corte el pelo. Te digo que sí y me das un beso. Vas al baño y te desnudas. Colocas la maquinilla al tres y te recorro con ella la cabeza. Te duchas, yo recojo tu pelo, que en el suelo parece más oscuro, y apareces de nuevo oliendo a jabón. Te recorro la cabeza con la mano. Me gusta. Se hace de noche, nos sonreímos y nos vamos cerca del mar, para ver cómo ilumina el agua la luna llena. Nos tumbamos en la arena, vemos las estrellas, y me escribes una frase preciosa en el brazo mientras la luna trae olas de luz hasta la orilla. Dormimos abrazados, con la ventana un poco abierta para que nos acompañe el aire. Despierto a tu lado, me abrazas, te abrazo, y caminamos de nuevo juntos hasta el mar, y el sol ilumina las olas y manda luz hasta la orilla.

LIBRO DE RECUERDOS

Encargo de unos padres para hacerle un regalo a su hijo. Ellos me contaron recuerdos e historias que habían vivido juntos y yo escribí un mini-libro en el que las plasmé. En vez de un álbum de fotos, hicimos un álbum de palabras, en el que los padres le expresaban y recordaban tantas cosas que habían vivido juntos.
Una de esas imágenes es esta de su primer baño:

PRIMER BAÑO

Preparamos el agua caliente, la medimos con el dedo, con el termómetro y hasta con el codo. Somos padres primerizos y queremos asegurarnos que te encantará tu primer baño. 36ª. Metemos primero tu pie derecho y, como parece que te gusta, seguimos con el izquierdo. Eres tan pequeño que en seguida tienes todo tu cuerpo dentro del agua. Una de nuestras manos en tu nuca y te deslizamos por el agua suavemente. Te quedas mirando el techo y escuchando atento el sonido del agua. Pareces un pez. Tu respiración tan calmada, tú tan silencioso, que parece que para ti no existe el tiempo y que este momento podría durar siempre. Te mecemos por el agua sosteniéndote con una mano y con la otra te echamos agua en las partes de piel que salen a la superficie. Hasta que te mueves y lloras y nos dices que quieres salir. Y con una mano cogemos la toalla calentita y con otra te envolvemos en ella y te secamos gota a gota y después te tumbamos en la cama para envolverte en aceite y darte tu primer masaje sobre las sábanas blancas recién puestas.

UN TEXTO PARA SUBIR EL ÁNIMO

Encargo de un hombre para su mujer que, después de su jubilación se había quedado un poco triste. Me pidió unas palabras de ánimo que le ayudaran a revivir buenas sensaciones.

He aquí un fragmento:

Sé que a veces no tienes ganas de levantarte cuando suena el despertador por la mañana. Sé que piensas que el día es demasiado largo sin ir a trabajar. Sé que a veces te miras en el espejo y que lo que ves es que ha pasado el tiempo y que ya no merece tanto la pena hoy. Pero no puedo evitar decirte que yo no veo las cosas como tú. Que para mí, verte por el pasillo con tus zapatillas de casa, sentirte en el salón con el aroma a café que hay en tus manos, o escuchar tu voz dándome los buenos días, me parece la vida plena. Tengo que decirte que no me apena ninguna de tus arrugas y que no echo de menos nada de ayer. Será que me he acostumbrado a vivir en cada instante y que desde este lugar solo aprecio tu belleza.
Claro que recuerdo tantos días que hemos vivido juntos. Estaba ahí el primer día que fuiste a trabajar, con este vestido azul y los zapatos a conjunto que estrenaste para la ocasión. Me pediste que te fuera a recoger a las dos a la oficina. Llevábamos dos meses saliendo juntos y en aquella época solías decirme: -la vida me sonríe.

Todo es cuestión de mirada.Que la mirada sea fresca. Que sea capaz de ver continuamente algo nuevo. Esa es la verdadera creatividad.
Ese lugar infinito donde no hay cajas ni patrones. Donde todo es posible.

Virginia Ruiz